En Diciembre de 2017, el tifón Vinta golpeó las aldeas donde viven los miembros de la Tribu de los Manobo Matig-Salug, en Bukidnon, Mindano (Filipinas). A su paso se llevó todo, el grano, el ganado, muchas de las casas…Además del colosal daño material, el tifón genero un miedo entre las niñas y niños de la tribu…”el miedo a las nubes”. En nuestra visita a la aldea, sus madres nos decían que cuando en el cielo de la tarde se asoman las nubes, sus hijos buscan refugio y seguridad.  A veces incluso dejan de ir a sus casas a dormir porque consideran que estas no les protegerán.

Y en cierta medida, es normal que las niñas y los niños de la tribu se sientan desprotegidos. Además de la tormenta, los miembros de la tribu fueron sacudidos por la ineficiencia del sistema de respuesta humanitaria.

El sistema nacional  filipino de gestión de desastres naturales (DRRM) -sistema puesto en marcha después del tifón Yolanda en 2013 y creado precisamente para responder a este tipo de emergencia derivadas de tifones y terremotos-no avisó a tiempo a los miembros de la tribu de la llegada del tifón Vinta. Es decir, no pudieron prepararse. Posteriormente,  los daños causados por el tifón a la tribu fueron silenciados, es decir, que no fueron integrados en las listas de daños y damnificados. Así, los Manobo Matig-Salug, al no estar en esas listas, fueron excluidos de la ayuda humanitaria.

Por todo ello, hemos realizado una campaña de crowdfunding y denuncia a través de la Fundación Goteo para ayudar a la tribu a empezar sus vidas desde cero.

Gracias a esta campaña:

3912

PARA LOS MANOBO MATIG-SALUG

60

COFINANCIADORES

1140

SEMILLAS DE ARROZ Y CACAHUETE

1595

EQUIPO Y MATERIAL DE ARTESANÍA

1000000

DE GRACIAS